Vicent Marco

.

Una y otra vez, Vicent Marco traza los contornos difusos entre lo abstracto y lo figurativo, mientras revela los matices inexactos de una ambigüedad y un contrasentido que va más allá de la interpretación del arte y su socialización. Siempre que se hace relectura de su obra, éste es un supuesto que persiste y se afianza. Ahora regresa para ofrecer un conjunto de lienzos en pequeño formato, reiterando tales conjeturas. ¿Qué ocurre con el arte en el instante mismo de ser socializado?¿Qué escapa de la obra y se va con el espectador? ¿Por qué y para qué miramos una pintura? ¿Qué sensibilidades despierta? ¿Qué vacíos deja?. Las fronteras podrían estar fijadas en la obra misma, en la mirada que Vicent Marco quiere desnudar -o quizás desviar- o recrear. Hombre y arte a uno y otro lado, comunicados o incomunicados. Podría el artista invitarnos a un diálogo con esta especie de retrato que funciona como espejo reinterpretado de nosotros mismos mientras observamos. El arte nos mira mientras le miramos. ¿O será al revés?.

Aristides Rosell