Oscar Aguirre

.

En la obra de Oscar Aguirre se percibe un permanente empeño por conciliar contrarios morfológicos y hacerlos coexistir de un modo acorde y eficaz. En su investigación el elemento geométrico tiene un papel preponderante que va moviendo en diferentes facetas sin limitarlo a mera presencia muda; sino que va buscando equipararlo al lenguaje metafórico sin llegar del todo, por eso no se agota en lo abstracto y se abre al campo de lo concreto. La estructura discursiva se vertebra sobre una simplicidad geométrica que le da margen para dirigir su lenguaje en todas direcciones, con economía de forma, con austeridad, pero siempre subyace una presencia consciente y objetiva sobre los materiales que emplea. En esta muestra nos invita a hacer un recorrido por una parte importante de su obra, en la que a modo retrospectivo nos va desgranando su vital interés por el hecho escultórico en sí, en el que se respira lo volumétrico como meta. Aun así no entra en la disputa antigua sobre las excelencias de lo escultórico sobre lo pictórico o viceversa. Antes, al contrario, reivindica la bidimencionalidad atribuyéndole valor de causa, como si el lienzo fuera matriz de idea, rampa de lanzamiento que catapultea al espacio de la propia escultura.

Manuel Martínez Ojea