UN HABITÁCULO PARA LOS SENTIDOS.

“Érase un hombre que pescaba estrellas en la cabeza cielo de un perro hombre, que también tenía un inusual implante sobre sus hombros: una cabeza de conejo, y que habitaba en un imperio imaginario”.

Si mirar un dibujo bastara, contaríamos una y otra vez esta historia -¿racional?-, con algunas palabras cambiadas quizás, pero a fin de cuentas una historia descrita con el detalle de un apacible observador. Y si le ponemos un poco de tino, pues va y descubrimos un más allá, alguna subjetividad inevidente, un tanto de sustancia espiritual. El poeta, en cambio, que habita siempre en su mundo de metáforas y verso, verá más, pero no con los ojos, sino con un sentido más profundo. Percibirá la polifonía, el latir en los dobleces del trazo, el perfil distante de un trasluz semioculto, recompondrá una oda de nuevos significados a partir de las imágenes. ¿Y qué hará el pintor, el ilustrador inspirado, con un poema que demande una interpretación en formas y trazos? ¿Es posible encontrar una conexión entre dos mundos con metáforas aparentemente distantes, unas en tinta y trazo, otras en letra y palabra? Ciertamente. Ocurre un milagro cuando el dibujo le tiende la mano al poema, al igual que cuando el poema arropa el dibujo. El abrazo cálido. Esta conjunción es la que reinventan el poeta Víctor Puerto Dan y el dibujante e ilustrador Sebastián Vitola para esta nueva propuesta de la Galería Imprevisual. Un ensamble de voz poética y dibujo hábil. Se mezclan dos artes en uno y el resultado es un sugestivo universo, un viaje al que se va sin maletas, pero con el alma llena de imaginario.

Raimundo Diaz

Modificado por última vez enMartes, 05 Noviembre 2013 17:36
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba

Buscador

PROGRAMACIÓN

Último mes Noviembre 2017 Mes siguiente
D L M X J V S
week 44 1 2 3 4
week 45 5 6 7 8 9 10 11
week 46 12 13 14 15 16 17 18
week 47 19 20 21 22 23 24 25
week 48 26 27 28 29 30